El sector inmobiliario no iba a ser diferente: paso a paso. Pocas cosas hay que evolucionen de golpe de la noche a la mañana.

En el mercado puedes encontrar empresas inmobiliarias que hacen un trabajo impecable de presentación con todas las propiedades que tienen en cartera; encuentras otras que lo hacen con muchas pero no con todas, otras que lo hacen con algunas (o las más caras o los “casos perdidos”) y por último están las que “no necesitan ni home staging ni fotografía profesional, que el móvil tiene muchos megapíxeles y hace unas fotos maravillosas”.

Entre los propietarios que quieren vender por su cuenta también puedes encontrar quienes trabajan hasta el último detalle y quienes salen reflejados en los espejos pero no son profesionales de la venta inmobiliaria, así que no se lo tendremos muy en cuenta.

Antes de llegar a la fase “home staging” muchas inmobiliarias pasan por la fase “buenas fotos”, buena señal: como primer impacto en los portales (y por comparación con lo que hay) dan buena impresión. Las fotos están enfocadas, se han tomado con un gran angular (14-16mm es suficiente en la mayoría de los casos), buena exposición, buen encuadre, buena posición de la cámara…

Pero sólo es una primera impresión. Gracias a la buena calidad de esas fotos podemos apreciar los detalles que no se han trabajado: cercos de polvo en la pared de los cuadros que se han retirado, encimeras con más cosas de las deseables, toallas apiladas en el colgador del baño, puede que –incluso- algún rollo de cartón en el baño, tapas de wc levantadas, un calcetín o zapatilla que asoma bajo la cama, un tapete a ganchillo de perlé sobre el sillón, una bombilla que no luce…

Unas buenas fotos en un escenario sin preparar son peligrosas. Tenlo en cuenta.

Si no preparas los espacios, a lo mejor el propietario preferiría que las fotos fueran oscuras y desenfocadas…

Pero ese es el primer paso: alguien que empieza por contratar (o hacer) buenas fotos inmobiliarias acabará viendo la necesidad de preparar la vivienda antes del reportaje.

Y esa es una de las formas en que evolucionar hacia el home staging.

¿En qué fase estás tú?

Nota: la foto que acompaña este post es una foto de Marca de Casa de antes de una reforma.