Si estás por vender o alquilar tu casa, lo que te ofrezco en el post de hoy es una mini consultoría, algunas de las cosas que yo haría si me invitaras a ver tu casa para prepararla para la venta.

No voy a hablarte de cosas que dan mucho miedo pero sí de eso que le pone treinta o cuarenta años a una casa sin apenas esfuerzo y que están por todas partes, aunque no lo parezca.

Antes de seguir quiero decirte que no te lo tomes como algo personal si identificas una de estas piezas en tu casa. Son cosas mías y, sobre todo, lo que de verdad me incomoda es que están en todas partes. En todas. Como si no quisiéramos diferenciar una casa de otra.

Como home stager, parte de mi trabajo consiste en hacer de cada casa un espacio único, diferente de todos los demás que están en el mercado, y estos objetos no lo ponen fácil.

Alguno de ellos, incluso, ha estado en mi casa. Así que, créeme, no es nada personal contra ti ni contra tus gustos. Es deformación profesional y ganas de ayudar.

Fobia stager 1

Cortinas color café con leche con franjas de encajes o similares.

Me duelen más a la vista que los bandeaux que cubren los rieles. Ese color da sensación de cansado, ocupa mucho espacio, lo hace pesado. Qué decir si el color no es el natural del tejido sino que es polvo o humo acumulado…

Quítalas y cámbialas por unas cortinas blancas y lisas. Da igual el precio, no tienen que ser caras. Las de 10€ de IKEA obrarán milagros: de repente, verás cómo empiezas a respirar… igual que los posibles compradores.

Fobia Stager 2

Los lavamanos ovalados con su mueble ovalado incorporado. Están en todas partes comiendo metros y metros de superficie.

No exagero. Creo que los he visto en 9 de cada 10 pisos que he visitado.

En general, los baños en nuestro país no son enormes y ni siquiera son grandes. Y ahí está ese mueble de lavabo tragándose la mitad del espacio. ¿No te da la sensación, a veces, que desde la puerta tienes que tirarte dentro de la bañera para poder pasar al fondo?

x

Quítalo. Aunque lo cambies por un lavamanos volado, sin mueble. Total, sólo serán unos días (o unas semanas, en el peor de los casos).

Piensa que puedes encontrar mueblecitos de líneas rectas, pequeños, sencillos y nada caros (menos de 60€) que le van a regalar metros cuadrados a tu cuarto de baño. Instantáneamente te parecerá que puedes bailar rock-and-roll acrobático en tu baño.

Si no sabes dónde encontrar esos chollos, pregúntame. Estaré encantada de contártelo.

Fobia stager 3

Las pantallas de lámparas de tono amarillento.

Pueden ser pantallas de pergamino o de tela. Y pueden ser amarillas originariamente o puede ser que el calor de las antiguas bombillas incandescentes o el polvo acumulado hayan convertido su color blanco original en ese amarillo que también, como las cortinas, suman años y restan espacio.

Y cuanto más grande es la pantalla, más aire parece que se come.

Cámbialas. Usa alguna blanca o, si la habitación es suficientemente luminosa, opta por algún gris claro.

Los colores fríos actualizan de golpe los ambiente, y los refrescan.

Fobia stager extra bonus

El cuadro de Buda.

Creo que es el equivalente actual al cuadro de ciervos de 1968. Está en el 80% de las casas que visito (en las que no tienen el cuadro del ciervo).

¿Por qué lo incluyo? Porque se usa en cualquier ambiente y con cualquier tipo de decoración. Da igual que el salón tenga aire provenzal o nórdico: el cuadro de Buda puede estar ahí, sin complejos, encima del sofá.

x

Y tú, ¿tienes tus piezas “preferidas”?

¿Coincides con mi lista de cosas que no ayudan a vender una casa?